Me hago viejo

En anteriores episodios de La ira de poseidon;Poseidon hacia gracias sobre el fallido anuncio del fin del mundo…

Cual desesperada biografía de anciano al comprobar que los años no pasan en balde por él, plasmo en estas líneas mí más sentido pesar al comprobar que me estoy haciendo mayor. Y no, nada tiene que ver con las funciones naturales de mi pene (que me pongo de un cazurro cuando toca, oiga).Todo es algo bastante menos traumático (imagino pocas cosas mas traumáticas que el que no se te levante).Pasare a relatar el cumulo de situaciones que me llevaron a concluir que Cronos es implacable sobre cada ápice de nuestra insignificante existencia (lo bien que escribo cuando quiero, coño).Aviso que el relato es largo, aunque no dudo que su lectura sea amena, teniendo en cuenta que el mismo esta aderezado con las no poco agradecidas muestras de mi peculiar humor.(Polla. Se que no tiene nada que ver esta palabra ahora, pero es que llevaba rato sin decir nada malsonante.)

Tenemos que trasladarnos al pasado día 4 de Septiembre. Madrugue más de lo que estoy últimamente acostumbrado (yo que creía que las 07:30 a.m eran una leyenda urbana), al ritmo del “Sufre mamón” de mi despertador. Ni que decir tiene que lo primero que hice al despertar fue ir al servicio a miccionar (como buen viejo que soy), y sin desayunar ni nada, que uno tiene una línea que guardar, me fui a la calle Eduardo dato, aquí en Sevilla. A aquellos que no sean de aquí, o que no conozcan lo suficiente la ciudad, (que ya podríais conocer vuestra ciudad, jos de puta) les informare que entre otras cosas, en esa calle se encuentra “Er sitio pa aze las prueba pal ejército”, como seria denominado en el argot del pretérito perfecto cani.

"Aqui tocaba una foto de un cani.Humor inteligente que se conoce. Y la mayoria no cojereis el chiste"

Pues para allá que iba yo, (nota para retrasados, o lentos que aun estén asustados por lo del fin del mundo; estoy haciendo las pruebas para entrar en el ejercito) llegando sin ningún tipo de problema. Después de esperar poco más de 10 minutos, rellene el papeleo necesario para la solicitud de la plaza. Como anécdota, uno de los militares que estaban en captación (¿soy el único al que el nombre le suena jodidamente sectario?), me pregunto que plazas solicitaría. Al decirle que solo solicitaría plazas en mi Sevilla querida, me informo que estaba bastante caliente el conseguir plazas en Sevilla (sabia yo que estaba la cosa caliente en el ejercito), me pregunto también si no prefería solicitar plaza en Ceuta, por ejemplo, que además de ser más fácil conseguir plaza allá, el sueldo era considerablemente mayor por estar en dicha ciudad. Por mis cojones. Si te dan casi 600 euros más, algo jodidamente malo tiene que haber en Ceuta. Y no recurriré a chistes racistas fáciles, pero hay lagunas, faltan datos.

Sigamos pues. Papeleo arreglado, empecé a realizar distintas pruebas, unas tras otras.

"Unico modo aceptable de mear sentado de un hombre"

En primer lugar, análisis de orina. Y ay nos encontramos el primer signo de estupidez por mi parte del día. Consejo; si en algún momento de vuestra vida sabéis que seréis sometidos a un análisis de orina, NO orinéis al despertaros. Aunque tengáis que atárosla a un papelito que tenga escrito “NO VACIAR”. Pues eso, después de mucha agua bebida, y de pensar en el concurso de camiseta mojada de FHM (por lo de mojada, no sean malpensados), conseguí orinar, llenando considerablemente el botecito. Y di positivo, obviamente. Que yo no me drogo. Enserio. El del fondo, que no se ría. Como pensamiento personal, he de decir que pienso que el análisis, más que análisis propiamente dicho, es una prueba de inteligencia. Si, inteligencia. Por que hay que ser increíblemente estúpido para fumar porros poco antes de que te hagan un análisis de orina. Sabiendo que te lo van a hacer macho. Pues fueron 5 los que dieron positivo. ¡5¡Cagon mi puta vida.

El siguiente paso era el psicotécnico. Eso si que es sofisticado, leches. Te meten en una habitación, te ponen delante de un PC de la era arcaica, y te preguntan si sientes ganas de matar a alguien. Esa si que es una manera acertada de saber quien es apto para ser soldado y portar un arma. Con dos cojones. Aunque no dudo que habrá alguien que responda que si, que tiene ganas de tener un rifle para matar a su suegra. Aparte de preguntas más de esta índole (léase; “Oyes voces”,”Ves formas extrañas en las oscuridad”, o la siempre recurrente “Piensas que hay gente que conspira para hacerte mal”.), se nos somete a lo que parece ser un test de inteligencia, con las típicas preguntas de memoria, cálculo, lógica… y toda esa parafernalia que nos preguntan los psicólogos en el instituto para determinar que somos unos genios en potencia, pero con nuestro potencial desaprovechado por que nuestros padres no han sabido desarrollarlo (que me gusta cuando se le hecha la culpa a los padres , oiga. Cagon los muertos de la LOGSE y de su puta madre.). He de decir que la parte final del psicotécnico siempre la hago a toda prisa (no es la primera vez que me presento, como podrán haber leído entre líneas), ya que tanta ingesta de H2O para poder realizar el análisis de orina empieza a pasar factura. Vamos, que me meo como un niño chico, y le doy a la primera respuesta que me sale.

Terminado el test este feo, toca la revisión medica, que es básicamente una puesta a punto. Te miden, te pesan, tensión, vista…todo ese rollo. Por cierto, si por una casualidad de estas de la vida, la lentilla izquierda se te reseca y no ves tres en un burro, bajo ningún concepto intentéis acertar las letras del panel inventándoosla. Teniendo en cuenta que hay 27 letras en el alfabeto (la CH y la LL siempre serán consideradas  letras bastardas), podéis calcular vosotros mismos las escasas probabilidades que tenéis de acertar. Y se dan cuenta, coño, se dan cuenta.

Bueno, tras el reconocimiento medico de rigor (y de que la medica goce tocando mi torso descubierto, que bien bueno que estoy aún), tocan las pruebas físicas. Cagon mi puta vida.

Para los que no lo sepan; las pruebas físicas tienen tres tipos, según el mínimo que tengas que conseguir, dependiendo la plaza a la que quieras optar, siendo A, B y C, de menor a mayor. Ya que una de las plazas a las que optaba era de una mediana exigencia física, debía realizar las pruebas tipo C. Hay esta el tío, con dos cojones.

Primera prueba; Salto horizontal SIN carrera. O lo que es lo mismo; arrejunta las piernas y salta palante. Me dice el soldado (examinador); “Venga, que solo son 1,87 cm”. Ole. Y se queda tan pancho. El hijo de puta. YO ME CAGO EN LA QUINTA GENERACION DE TU FAMILIA.

1,87. Si yo mido 1,68 (no se admiten chistes de estatura. Seria demasiado fácil), ¿Cómo esperas que llegue allá? Que me faltan piernas coño. Pues nada, al segundo intento (pero que deprimente es eso joder) lo consigo.

Segunda prueba; Abdominales.27. Me cuesta algo al final, pero lo consigo sin mayor problema.

Tercera prueba; Flexiones.9. Con la puntal nabo, oiga. Y me vengo arriba: MANDARME A LA GUERRA, QUE ME LOS CARGO A TOSSSSS.

Cuarta prueba; He aquí el clímax. Test de Rouper. O Couper. O su puta madre. Que ni me acuerdo como se llama, ni lo voy a mirar en el Google. Prueba de resistencia física. Correr, vaya. El de los pitiditos. Que no tendría nada mejor que hacer en individuo que joderle la vida a incontable generaciones de persona con sus putos pitidos. Para el que no lo sepa, se trata de un test en el cual tenemos que llegar desde un punto A hasta un punto B antes de que suene el próximo pitido, tomando como salida para la siguiente marcha dicho pitido. La gracia radica en que la velocidad de dichos pitidos aumenta progresivamente, o el intervalo entre pitido y pitido se acorta progresivamente, llamarlo como queráis. Pues eso es de hijos de puta. No llegaba. Y eso que eran 6,5 míseros ciclos. Que tampoco es mucho, joder. Al final lo conseguí, claro.

Pero es aquí donde me di cuenta de que mis 22 años (¿ya?) empiezan a pasarme factura; después de terminar todas las pruebas físicas, hablar con el orientador, que básicamente es un soldado que te dice las posibilidades que tienes de conseguir las plazas que solicitaste, y de arrastrarme como pude hasta fuera del recinto, después de todo esto y cuando ya me perfilaba camino de mi coche, llego el punto que marco mi vida, y que posiblemente nunca pueda borrar de mi pensamiento; vomite. Pura bilis, a falta de residuo solido (recuerdo que no tenia nada en el estomago). Una y otra vez. Fatiga. Dolor de cabeza. Mareos. Claro efecto de intenso esfuerzo físico por parte de una persona mayor. ¿He dicho intento? Si fueron 6,5 míseros ciclos del test de Rouper. Cagon mi puta vida. Una y otra vez.

"Yo despúes de una seccion de carrera. Y dar gracias de que no pusiera imagenes mas explicitas"

"Yo despúes de una seccion de carrera. Y dar gracias de que no pusiera imagenes mas explicitas"

Después de eso, conduje como pude mi vehículo (en estado clara embriaguez) hasta mi casa, subí moribundo por las escaleras, y me acosté. Sin comer ni nada, leches. Que no estaba yo pa comer garbanzos. Habrá épocas del año para comer garbanzos. No, hombre. A principios de Septiembre. Que mola.

En fin, ese fue el punto de inflexión que me hizo darme cuenta de que mi juventud empieza a evaporarse. Que ya no soy un niño (aunque me queda el alivio de que mi novia siempre será más vieja que yo). Se acabo eso de esperar a los reyes. Y lo de querer ser futbolista. Y lo de hacerme pajas masturbarme con los dibujos hentai. Bueno, se acabo lo de querer ser futbolista. Ahora quiero ser militar.

Anuncios

~ por lairadeposeidon en septiembre 12, 2008.

3 comentarios to “Me hago viejo”

  1. eso no se llama vejez, se llama fatiga extrema tras un gran esfuerzo fisico, o tmb ser un poco tonto al ir sin haber comio a unas pruebas fisicas y psiquicas…XDDDDDDDD

  2. Espero que nos informes de los resultados, que la curiosidad es puñetera! y no te agobies a mi el ejercicio me ha sentado mal siempre y no por eso dramatizo con la edad…
    Pobre Cani no tiene la culpa de llevar el nombre de un estrato de la sociedad tan… eso, que no tiene la culpa coño!

  3. […] Pequeña historia de como nos arrebataron el futuro En anteriores episodios de la ira de poseidon; poseidon hacia gracias sobre lo viejo que se está ha… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: